La Patente de Pulmón Urbano

 

 

Muchas personas, varios de ellos amigos que estimo mucho, me han preguntado por qué no respondí más a fondo el tema de mi patente ante los ataques del “experto” Néstor Santillán.

Al principio me dejaba perplejo esa pregunta: el ataque de Nestor fue tan absurdo que para mi era obvio que no necesitaba respuesta.

Y luego recordé que en México NO tenemos la cultura de patentar nuestros inventos-. Solamente 1,555 Mexicano patentaron algo el año pasado, de acuerdo a la INPI.

No sabemos lo que es una patente y cómo funciona y para qué sirve y cuál es la importancia de obtener una.

Origen de las Patentes

“La mayoría de los objetos que nos rodean están patentados. Gracias a la patente quedan regulados todos los detalles relacionados con la idea y garantiza el derecho de propiedad a quienes la han solicitado. La primera ley de patentes se promulgó en Venecia en 1474, y fue seguida en Inglaterra por los Statutes of Monopolies de 1623. Estas primeras patentes estaban, sobre todo, relacionadas con la concesión de ciertos privilegios. Más tarde, al llegar la industrialización, las patentes protegían a los padres intelectuales de una idea frente a la explotación de esta por parte de aquellos económicamente más fuertes.

https://hemeroteca.innovaspain.com/detalle_noticia.php?id=1910

 

Una patente es una protección oficial al invento, NO es una limitante.
  Qué es una patente?

Por un tiempo determinado, que es de 20 años hoy día, nadie puede copiar la invención plasmada en la patente. Una vez que la patente expira, la invención se convierte en un bien público y cualquiera puede copiar la invención. Tan sencillo como eso.

Néstor Santillán, quien nunca ha inventado nada ni patentado nada, escribió que uno de los modelos de mis Pulmones Cinéticos no seguía por completo el modelo preferido descrito en la patente debido a que ESE MODELO usa electricidad para capturar el aire externo. Y que por lo tanto ese modelo de alguna forma no es válido ni usa los principios científicos que expresé en la patente. 

O sea que, según él, el producto físico está limitado a la patente para funcionar correctamente.

Ante tamaña tontería, sigo sin saber si reír porque me atacan de una forma tan pedestre, o llorar porque Néstor Santillán demuestra el nivel de los "expertos en contaminación” en nuestro país.

 

Mi patente expresa claramente que el modelo presentado es el “prefered embodiment” o sea es la encarnación preferida o el modelo preferido. Esto automáticamente anuncia por escrito que hay otros modelos que siguen los mismos principios generales, pero que difieren en ciertos elementos que pueden ser adaptaciones para mejorar o para condicionar el invento.

Los elementos de una patente están contenidos en las revindicaciónes. Esas revindicaciones contienen lo importante de la invención, y es lo que está protegido contra robo intelectual. Nadie puede copiar el proceso descrito en esas revindicaciones, ni en su totalidad ni en forma parcial. Y si Néstor pudiera leer en inglés, habría leído que lo que está protegido es el funcionamiento interno del Pulmón Urbano, que es la forma como utilizamos la energía cinética para sacar las partículas del aire contaminado, y no los medios como captura el aire externo. La patente describe los principios científicos que son aplicados para lograr esa limpieza.

Pero esas revindicaciones NO son una limitante para el inventor, quien puede seguir produciendo modelos y mejoras y cambios a su patente original.

SIN LIMITACION ALGUNA


El punto más importante para comprender una patente, es que si el invento viola cualquiera de las leyes físicas, la patente NO SE expide.

El hecho de que se otorgó prueba por si mismo que mi patente sigue las leyes de las ciencias físicas que Néstor al parecer no entiende.

Néstor Santillán, repito, jamás ha inventado nada, ni patentado nada y lo demuestra con cada palabra que expresa acerca de las patentes.

Y por todas las cosas falsas o equivocadas que dijo en su ya eternamente famosa “entrevista” tampoco ha entendido nada de la ciencia ni de la contaminación del aire.