fbpx
Imprimir

 

La Nueva Normatividad y Los Datos Ponderados

Víctor Celorio

 

 

 

La nueva Norma Oficial Mexicana NOM-172-SEMARNAT-2019 adoptada por la SEMARNAT es un avance significativo para conocer la realidad de la contaminación del aire en México, porque sigue más de cerca los límites determinados por la OMS como saludables para las partículas PM2.5 y PM10.

 

Excepto que la norma aún depende de los registros ponderados, en lugar de las lecturas en tiempo real.

 

Cuál es el problema con las lecturas ponderadas?

 

Casi todo.

 

Para comenzar, las cifras ponderadas son un vestigio de la tecnología del siglo 20.

 

Cuando el mundo comenzó a examinar la contaminación en el cielo, no existía el internet ni los teléfonos celulares. La mejor forma de dar a conocer la información era por vías de promediar los datos registrados el día anterior -o la semana anterior, o el mes anterior- en lugar de publicar interminables bases de datos que nadie podía comprender.

 

Pero al promediar los datos, los burócratas del esmog a cargo se dieron cuenta que tenían y tienen aún el poder y la libertad para manipular los resultados, a la conveniencia siempre del gobierno.

 

Por ejemplo, cada vez que el gobierno quería justificar el gasto de miles de millones de pesos en supuestas reforestaciones y siembras de arbolitos en las ciudades para "limpiar" la contaminación del aire, compraban campañas en los periódicos y los demás medios donde publicaban las lecturas ponderadas de los niveles de contaminación.

 

Y curiosamente esas lecturas siempre coincidían con el discurso político: cuando quisieron meter la Verificación Vehícular de repente los periódicos se llenaron de cifras de la contaminación que eran pavorosas. Una vez establecida la Verificación, aunque no había cambiado nada porque la Verificación NO LIMPIA EL CIELO y por lo tanto el esmog seguía y sigue alli, las cifras publicadas eran positivas. Lo mismo hicieron con el HOY NO CIRCULA, y lo hacían constantemente cada vez que necesitaban justificar un gasto...

 

Por esta razón los burócratas del esmog encargados de manejar los sensores del aire se negaban (y en muchos casos se niegan aún) a entregar las bases de datos de las lecturas. Las protegen como si esas bases de datos fueran de su propiedad.

 

Para mis análisis yo siempre he tenido que forzar al gobierno a entregarme dichas bases de datos por medio de la Plataforma de Transparencia a la Información. Es absurdo!

https://www.plataformadetransparencia.org.mx/web/guest/inicio

 

Especialmente porque las nuevas tecnologías nos han liberado del yugo de la información manipulada. Utilizando las redes celulares y el internet, los sensores de aire contemporáneos envían cada minuto a sus plataformas, las lecturas del aire. Esas lecturas van directamente del sensor a la plataforma de publicación, sin la intervención de nada ni nadie que las pueda manipular. Son lecturas directas, honestas y mucho más eficientes que las lecturas ponderadas, porque son inmediatas, en tiempo real.

 

Como ya lo demostró la Dra. Astrid Calderas en su análisis “Lecturas en Tiempo Real vs. Lecturas Promediadas” las lecturas en tiempo real nos permiten localizar al minuto preciso que ocurre, quién y cómo y en dónde están arrojando contaminantes al cielo. Esa habilidad permite tomar medidas correctivas igualmente en tiempo real. 

https://pulmonurbano.com/index.php/mexicali/98-lecturas-en-tiempo-real-vs-lecturas-promediadas

 

Es por lo anterior que las lecturas en tiempo real son infinitamente superiores a los resultados ponderados: son honestas por necesidad y NADIE puede manipular los resultados. Las lecturas de los sensores del aire deben de ser publicadas en tiempo real, para ayudar a toda la población a tomar medidas preventivas adecuadas y con la celeridad necesaria.

La misma normatividad nueva lo reconoce, pero a sus autores les tembló la mano y optaron por copiar, otra vez, al EPA, en lugar de actuar como les indica su raciocionio:

“Valores límite permisibles para la concentración de partículas suspendidas PM10 y PM2.5 en el aire ambiente y criterios para su evaluación, establece que la concentración promedio de 24 horas debe calcularse para un periodo continuo de 24 horas, a partir de las 00:00 horas.

Un cálculo de esta naturaleza impide informar con oportunidad a la población sobre los riesgos de exposición a altos niveles de contaminación por este contaminante, razón por la cual se usará el promedio móvil ponderado de 12 horas.

Este método de cálculo es conocido en Estados Unidos como NowCast y es empleado por la Agencia de Protección Ambiental de ese país en el cálculo y comunicación de su Índice de calidad del aire en tiempo real para estos Contaminantes, dando a la población la posibilidad de tomar medidas oportunas para reducir su exposición y proteger su salud (https://WWW3.epa.gov/airnow/aqi-technical-assistance-document-may2016.pdf)"

 

A un gobierno honesto y ético, le interesa tener información honesta, transparente, que le permita auxiliar a su población en tiempo y forma adecuada.

 

Con las nuevas tecnologías disponibles, a quién le sirve la información de "alerta" con 12 horas de retraso?? 

 

A nadie. 

 

Ni a los científicos, ni a los servicios de emergencia, ni a los pobladores de una ciudad, ni a los gobernantes de esa ciudad. 

 

A nadie.

 

Excepto a los burócratas del esmog.

 

Ya llegó la hora de rechazar las lecturas ponderadas y adoptar las lecturas en tiempo real.


--------------------