Monterrey y la Contaminación.

Victor Celorio

 

 

Muchos amigos de Monterrey nos han preguntado nuestra opinión acerca de los planes anunciados por el nuevo gobernador para limpiar el cielo de Nuevo León.

Sin duda alguna un paso sumamente importante será la sustitución de camiones de pasajeros a diésel por camiones eléctricos. Finalmente! Nosotros tenemos 15 años pidiendo que se haga eso.

Todo ese tipo de soluciones nos parecen magníficas y esperamos que todas se apliquen y se cumplan. Monterrey se merece regresar a la vida agradable que tenía cuando viví allá hace años.

Pero...

Todos los planes de los gobiernos de México y del mundo adolecen del mismo problema: son planes a largo (larguísimo) plazo, que dejan flotando en el aire a la contaminación que nos está ahogando el día de hoy.

Y no lo digo solamente yo: lo dice la ONU y lo dice la OMS y lo dicen todos los expertos mundiales en el tema: necesitamos limpiar el aire ya, hoy mismo! Estamos en una crisis ambiental y no lo queremos reconocer.

Vamos a hacer un cálculo rápido: alrededor del mundo, el 30 por ciento de la contaminación que respiramos proviene del sector de los transportes. En Monterrey circulan cada día alrededor de 3 millones de vehículos.

Supongamos que el gobierno ordena sustituir todos esos vehículos a razón de mil autos por día. Eso nos tomaría como mínimo 10 años (365 mil al año) -sin aumentar un solo auto en esos 10 años.

Pero para llegar a ese punto de sustitución, necesitamos tener miles de centros de carga para esos autos eléctricos. En Estados Unidos llevan 20 años instalando los centros de carga y calculan que necesitan otros 20 para tener suficientes.

Y todos ese consumo de electricidad requiere una mayor generación de energía, pero si esa generación se hace por medio de las plantas que utilizan combustibles fósiles, pues la contaminación no va a cambiar mucho. Transformar las plantas generadoras de combustion, a plantas amigables con el medio ambiente, requiere por lo menos otros 30 años -si comenzáramos hoy.

Y existe también el problema de producción: hacer el cambio de tecnología de combustión a eléctrico, en las cadenas de producción, toma tiempo. En promedio, 10 años solamente para cambiar de métodos de producción. Tesla, que comenzó de cero, requirió 15 años.

Luego está por supuesto el problema del financiamiento que requieren los usuarios para cambiar todos esos autos de combustión por los eléctricos.

En pocas palabras, si el gobierno prohibiera el día de hoy TODOS los motores a combustión, tardaríamos un mínimo de 50 años en hacer el cambio suficiente para comenzar a reducir el 30 por ciento de la contaminación que flota en el cielo y que nos está matando el día de hoy.

Por eso necesitamos tecnologías como la de los Pulmones Cinéticos, que aspiran a remover las partículas de forma inmediata, hoy mismo, y no dentro de medio siglo.