fbpx
Imprimir

 

Propuesta de Aire Limpio Para México

 

Víctor Celorio

 

Durante los últimos 50 años, los gobiernos de México y del mundo en general han permitido que el aire que respiramos se ensucie.

 

Y no lo digo solamente yo; lo dicen la Suprema Corte de Francia y la de Alemania; los gobiernos son los culpables de esa situación porque no han hecho lo suficiente para limpiar el aire.

 

 

 

Hoy venimos a proponerles cómo podemos limpiar el aire de México en menos de 5 años.

 

 

ANTECEDENTES

 

 

En la década de los setentas del siglo pasado los pájaros que caían muertos del cielo nos despertaron a la realidad de la contaminación, pero en ese entonces los gobiernos nos vendieron la idea que la contaminación era un asunto menor y que bastaba con plantar unos cuantos arbolitos, o con sacar unos cuantos autos de la circulación, para limpiar el cielo.

 

Esa gran mentira ha causado un daño ecológico tan tremendo que hasta el Papa Francisco mismo la califica de Ecocidio, pide que se convierta en la “quinta categoría de crímenes contra la paz” en la Corte Penal Internacional y ha propuesto incluso convertirlo en pecado para los católicos romanos.

 

 

 

 

Así de grave esta la cosa.

 

Por qué?

 

Porque la respiración es la función más importante del cuerpo y nos afecta de muchas formas. Cuando nacemos, lo primero que hacemos para vivir es respirar, pues las funciones de muchas partes del cuerpo dependen de nuestra respiración. Podemos vivir sin agua y sin comida días o incluso semanas; pero podemos sobrevivir sin respirar apenas unos cuantos minutos.

 

Y sin embargo en México los gobiernos siguen sin hacer nada por limpiar el aire y siguen diciendo que la próxima verificación va a limpiar el cielo...

 

Cientos de estudios alrededor del mundo han comprobado que la contaminación es provocada por una mezcla de restos de materia que son arrojados al aire por la quemazón incompleta de materiales combustibles, y por diferentes gases que son atrapados y arrastrados por esas partículas de materia que son tan pequeñas que son invisibles a simple vista. Ser les denomina por su tamaño en micras; PM1, PM2.5 y PM10.

 

Una vez arrojadas al aire, esas partículas micro-métricas NO desaparecen por si solas. No se disuelven en el agua. Tampoco son absorbidas por las plantas. El aire no las disipa: simplemente las mueve de un lugar a otro y las impacta contra las superficies, donde se acumulan hasta ser visibles como una capa de polvo. Después de un tiempo, las partículas se precipitan al suelo. Cuando llueve, muchas de esas partículas en el pavimento son arrastradas al caño, pero la lluvia NO le hace nada a las que están en el aire, como lo han comprobado muchos estudios alrededor del mundo. Cuando el lodo se seca las partículas se elevan de nuevo con el tráfico. Y crean una nata de porquería visible y tan densa que tapa la visibilidad.

 

 

Esas son las partículas que respiramos todos los días y que forman la nata gris siempre presente sobre la Ciudad de México y casi todas las zonas urbanas del mundo.

 

Los adultos las respiramos en promedio 20 mil veces por día. Los niños, 40 MIL veces por día. Por eso la UNICEF ha señalado que, “se estima que para el 2050 la contaminación del aire será la principal causa de muerte infantil a nivel mundial debido principalmente a la inhalación de partículas de materia."  Clean the air for Children, UNICEF.

 

 

En Estados Unidos se ha producido una “oleada sin precedentes de demandas legales, presentadas por ciudades y estados de los Estados Unidos, que tienen como objetivo hacer que la industria del petróleo y el gas rinda cuentas por la devastación ambiental causada por los combustibles fósiles”, y por encubrir lo que ya sabían todos estos años; que la contaminación por partículas mata a todo ser viviente.

 

Con el afán declarado de acabar con la contaminación de raíz, los gobiernos de México han señalado a diferentes sectores de lo sociedad como los principales culpables de la producción de partículas: han acusado a la industria en general, han acusado al parque vehícular, han acusado hasta a los pobres taqueros de la esquina... pero NO han señalado que los principales productores de esas partículas, son las centrales termoeléctricas y las plantas petroleras, porque esas son industrias controladas por el mismo gobierno.

 

Como sus políticas anti contaminación NO han funcionado, han querido acusarnos como responsables a todos los ciudadanos. Y han llegado a sugerir que para limpiar el cielo será necesario reeducar a la ciudadanía, como si estuviéramos en un país totalitario.

 

Sin embargo resulta que históricamente el 97 por ciento de los ciudadanos somos honestos y trabajadores y obedecemos las leyes. Desde hace 50 años hemos seguido las indicaciones de los diferentes gobiernos en cuanto a la contaminación; hemos plantado arbolitos, hemos hecho las Verificaciones de nuestros autos, hemos dejado de circular cuando lo ordenan y hemos pagado todas las medidas recaudatorias que los gobiernos han decretado. 

 

Los hemos obedecido. Hemos hecho todo lo que nos han pedido.

 

Pero la contaminación sigue allí, matando a 23 mil mexicanos cada año, de acuerdo a la UNAM, y enfermando al 30% de la población, de acuerdo al IMSS.

 

 

 

Un 30% de la población en México significa que 38 millones de mexicanos enfermamos todos los días de las vías respiratorias debido a la contaminación del aire.

 

De acuerdo a la Organización Mundial de Salud, 9 de cada 10 humanos en el mundo respiramos aire contaminado.

 

 

Y de acuerdo a un estudio reciente elaborado por la universidad Harvard, junto con otras organizaciones, una de cada 5 muertes alrededor del mundo son debido al aire sucio. Eso significa que el 20 % de las muertes mundiales son causadas simplemente por respirar!

 

 

 

Esta cifras son pavorosas, por donde se les vea.

 

En comparación, las muertes por COVID 19 en todo el mundo suman 3.95 Millones a la fecha.

 

Cada año, dice la OMS, la contaminación del aire mata el doble de esa cifra: 7 millones de seres humanos mueren anualmente por cometer el delito de respirar.

 

En México, el artículo 4 de la Constitución General de la República señala claramente que es obligación del Estado garantizarnos a todos los mexicanos un medio ambiente sano.  Y establece claramente que el gobierno debe limpiar el aire y pasar los costos a los que contaminan.

 

En lugar de hacer eso, los gobiernos de México nos han recetado durante 50 años una serie de “medicinas” que NO pueden solucionar el problema de la contaminación por una razón muy simple: NO están dirigidas a solucionarlo: están dirigidas a recolectar dinero.

 

Y siguen haciéndolo aunque ya se ha comprobado hasta la saciedad que sus medicinas NO FUNCIONAN.

 

La Mentira de las Soluciones Recaudatorias

 

En lugar de estar dirigidas a limpiar la contaminación, TODAS las “soluciones” establecidas por los gobiernos de México han sido recaudatorias o punitivas. Es decir, cobran un impuesto a toda la sociedad por contaminar el aire, pero no aplican ese dinero como lo determina la constitución, que es para limpiar esa contaminación del aire.

 

Esas disque “soluciones” simplemente NO hacen nada, excepto colectar dinero. Por esa razón la CDMX tuvo este año niveles históricos de contaminación, a pesar de que aún estamos con las actividades restringidas por la pandemia.

 

Lo peor no es solamente la cuota que nos cobran a los ciudadanos para limpiar el aire, sin limpiarlo: lo peor es que sus “soluciones” realmente han hecho el problema más grave porque mucha gente cree que efectivamente se está haciendo algo por limpiar la contaminación, cuando NO es así.

 

Mucha gente cree que plantando unos arbolitos ya aportaron su granito de arena para limpiar la contaminación. Esa es la verdadera razón de la apatía que muchos mexicanos muestran ante el problema: no se preocupan por el medio ambiente porque creen que ya el gobierno lo esta resolviendo.

 

De entre las políticas recaudatorias de los últimos 50 años las peores han sido:

 

A.- Convertir a los árboles en trapeadores de la civilización humana.

Es un imperativo ético y cívico plantar árboles en nuestras ciudades para vivir en armonía con la naturaleza y tener una vida más placentera, pero luego de plantar los árboles hay que cuidarlos porque las plantas, como nosotros, mueren debido a la contaminación.

 

Decir lo contrario es una mentira cruel.

 

La idea que los árboles son nuestros trapeadores es una tontería derivada de la falta de respeto a la naturaleza y que se basa en un hecho científico mal manejado a propósito.

 

Los árboles producen oxígeno y consumen CO2 debido a la fotosíntesis, durante el día, pero en la noche la situación se revierte pues no hay sol. Es decir, 12 horas si, y 12 horas no.

 

 

 

 

Y cientos de estudios de todo el mundo han demostrado hasta el cansancio que las plantas NO pueden absorber las partículas de materia: las partículas se posan en las hojas, interrumpen el proceso de la fotosíntesis y las plantas también mueren ahogadas por la contaminación.

 

Por lo tanto los árboles NO pueden limpiar ni un solo metro cúbico de aire.

 

B.- La verificación vehícular.

 

Como su nombre lo indica, la verificación de los vehículos esta dirigida a confirmar que los motores emiten contaminantes al nivel autorizado por el gobierno...NO evitan la generación de contaminantes y NO recogen partículas ni gases del aire. Los dueños de los vehículos pagan su cuota y automáticamente reciben su permiso para seguir circulando y emitiendo contaminantes a los niveles indicados en el permiso. Por eso en realidad son Licencias para contaminar.

 

La verificación vehícular NO limpia ni un solo metro cúbico de aire.

 

3.- Hoy No Circula

 

Es una suspensión parcial de circulación de todos esos vehículos que ya tienen licencia para contaminar.

 

 

 

No recoge partículas. No evita la generación de gases y partículas. Su único efecto verificable ha sido la compra desmedida de segundos o terceros autos para que sirvan como transporte de repuesto. Desde que se puso en función, el número de automóviles en la CDMX se disparó y la contaminación del aire creció en consecuencia.

 

Un estudio internacional determinó que el Hoy No Circula NO limpia ni un solo metro cúbico de aire.

 

 

4.- Contingencias.

 

La OMS recomienda 25 ug/m3 (microgramos por metro cúbico de aire) como nivel máximo de partículas PM2.5 en el cielo.

 

Las contingencias en México se declaran cuando el nivel de PM2.5 en el aire rebasan 300 microgramos por cada metro cúbico de aire (ug/m3).

 

Esto significa que nuestros burócratas del esmog no hacen nada hasta que los niveles alcanzan 12 veces lo recomendado por la OMS!

 

Y lo único que hacen en ese momento es declarar un paro total, que es un paliativo placebo de emergencia que solamente retrasa por unas horas la circulación de los vehículos con licencia para contaminar, da tiempo para que las partículas se precipiten al suelo y que los gases disminuyan sus concentraciones absurdamente peligrosas.

 

Las contingencias NO evitan que los ciudadanos respiremos la porquería del aire: las partículas siguen presentes al salir de la situación de emergencia, porque las contingencias NO limpian nada.

 

Las contingencias NO limpian ni un solo metro cúbico de aire.

 

 

La Violación a la Constitución.

La verdad es que HOY murieron 57 mexicanos por respirar el aire contaminado de las zonas urbanas. (Gaceta UNAM).

 

Y mañana morirán otros 57 de nosotros.

 

Y cada día que transcurra morirán otros 57...

 

Todo esto ocurre en contra de lo que marca la constitución.

 

Los gobiernos de México han violado por muchos años su obligación constitucional al NO hacer nada por limpiar el aire que respiramos. Y lo siguen violando todos los días por su falta de políticas coherentes para limpiar el aire, lo que es escandaloso además de ser ilegal.

 

Esto no es exclusivo de México: los burócratas del esmog de todo el mundo siempre han encontrado pretextos para justificar la falta de resultados y NO limpiar el aire: ante tanta excusa, la ONU y la OMS misma han indicado ya que el objetivo declaratorio de disminuir las emisiones NO es suficiente. Es imperativo implementar soluciones proactivas, prácticas y reales que limpien el cielo.

 

Pero ya, de forma urgente.

 

Ya no tenemos tiempo de implementar políticas que empezarán a dar resultados en 30 o 40 años.

 

Y limpiar el aire significa solamente una cosa: hay que recoger las partículas que ahora flotan en el cielo para eliminar la contaminación de partículas y hay que reducir el exceso de CO2 para controlar el fenómeno del Calentamiento Global.

 

Los supremas cortes de Francia y de Alemania ya han decretado que los gobiernos NO hacen lo suficiente contra la contaminación.

 

Y los gobiernos de México?

 

Siguen dando concesiones de transporte de pasajeros a camiones con motores a diésel, los mismos que han demostrado ser los peores contaminadores del aire y que envenenan en primer lugar a sus propios pasajeros. El engaño en cuanto al nivel real de contaminación de sus motores diésel le costó a la Volkswagen la friolera de 30 mil millones de dólares de multa en Estados Unidos y en Europa... y orilló a la armadora a dejar de fabricar motores a diésel.

 

En México? Ni siquiera una llamada de atención.

 

Todo esto es una violación flagrante a la constitución, que dice claramente en su artículo cuarto que:

“Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley.”



La Tecnología como solución eficiente y urgente alrededor del mundo

Nosotros hemos desarrollado durante 20 años la tecnología de Pulmones Cinéticos, específicamente para limpiar el cielo de las zonas urbanas. Debido a su originalidad y eficacia, nuestra tecnología recibió la patente 10406466 de Estados Unidos.

 

El Pulmón Solar

 

Purifica 50 mil metros cúbicos de aire por día, de forma autónoma y automática.

Retiene 15 ppm de CO2 y 7 ug de PM por metro cubico.

NO produce ningún gas;

NO utiliza químicos;

NO quema combustibles;

NO usa filtros...

NO produce contaminación de ningún tipo, ni directa ni indirecta.

Es el Primer Purificador de Aire Ambiental en el mundo y es 100% VERDE

 

Gracias a nuestra tecnología somos candidatos al Premio Carbon Removal de Elon Musk, donde proponemos que con Pulmones Cinéticos distribuidos en toda la tierra podremos controlar los excesos del CO2 y al mismo tiempo podremos limpiar del cielo del mundo entero la contaminación existente.

 

Los Pulmones Cinéticos han demostrado en la ciencia y en la práctica que SI es posible limpiar el cielo de las zonas más contaminadas utilizando nuestra tecnología de punta, como ya hemos demostrado en León y especialmente en Mexicali, donde logramos una limpieza histórica de toda la ciudad purificando más de 2 mil millones de metros cúbicos de aire para reducir la contaminación del 87% al 7 % en catorce meses, de acuerdo a la información publicada por el SINAICA (Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire) y lo logramos sin necesidad de parar industrias ni cerrar changarros ni hacer campañas de re-educación al estilo de gobiernos totalitarios.

 

Y todo esto lo hemos hecho sin cobrar un centavo.

 

Por qué?

 

Porque somos una organización sin afán de lucro y porque a nosotros no nos interesa de dónde viene la contaminación; nos interesa solamente limpiarla.

 

 

Propuesta de Pulmón Urbano A.C.

 

 

Ofrecemos a todos los gobiernos de México instalar GRATUITAMENTE en todas las ciudades contaminadas Redes de Pulmones Solares para limpiar del cielo las partículas y los gases tóxicos que los mexicanos respiramos miles de veces todos los días, que están matando a 57 mexicanos cada día, que están envenenando a los niños, a los ancianos, a las mujeres, a los hombres, a los árboles, a las plantas, a los animales... y a todo organismo vivo.

 

Les ofrecemos la instalación GRATIS de todos los Pulmones Cinéticos que sean necesarios para limpiar el aire de sus ciudades y garantizar la salud de los mexicanos.

 

Les ofrecemos financiar y pagar POR NUESTRA CUENTA los costos de diseñar, construir, transportar e instalar las Redes de Pulmones Solares.

 

Solamente si logramos limpiar la contaminación del cielo urbano los gobiernos pagarían por el mantenimiento de los equipos.

 

Las ciudades NO tienen nada que perder al aceptar nuestra propuesta: si nosotros logramos limpiar el cielo como proponemos, las zonas urbanas de todo México ganarían literalmente el cielo; tendrían ciudades con un aire limpio de contaminantes que les permitirá salvar las vidas de sus conciudadanos, de la vegetación, de los animales, de todo organismo vivo, y ahorrar cientos de miles de millones de pesos.

 

El costo para pagar el mantenimiento de los Pulmones es una cantidad tan baja que sería cubierta solamente por las multas a los que contaminan.

 

Al limpiar el cielo con los Pulmones Cinéticos los gobiernos empezarían a salvar vidas de mexicanos hoy mismo y ofrecer a nuestros niños un futuro con una vida mejor.

 

Cualquier otra posible solución tardará docenas de años en arrojar resultados inciertos. Incluso si por arte de magia implementamos en todo el mundo la transición a energías limpias hoy mismo, tardaríamos por lo menos 50 años en limpiar el mundo.

 

Con las Redes de Pulmones Solares calculamos que podemos limpiar a todo México en menos de cinco años!

 

Además de los beneficios directos e inmediatos a la población, las Redes de Pulmones Cinéticos ayudarían a los gobiernos a cumplir con sus obligaciones conforme a los tratados internacionales y convertirían a México en un país líder en el campo ambientalista.

 

Los ciudades de México no tienen nada que perder y todo por ganar.

 

El ofrecimiento es muy claro: le GARANTIZAMOS aire limpio a las ciudades que lo pidan. Si las Redes de Pulmones Cinéticos NO logran limpiar el cielo, será nuestra pérdida: recogemos nuestros aparatos y nos vamos a casa, sin que le cueste un centavo a los gobiernos de las zonas contaminadas.

 

Repito; no tienen nada que perder y todo por ganar.

 

Nuestros gobernantes simplemente ya no tienen pretextos para no cumplir con la constitución y garantizarnos un aire limpio. Tienen el compromiso moral con sus familias, el deber religioso como católicos, el compromiso ético como conciudadanos, y la obligación legal como mexicanos, de limpiar el cielo.

 

Tanto ellos como nosotros queremos lo mismo y por esa razón hago esta propuesta a los gobiernos de México.

 

Sabemos que obtendremos respuesta de gobernantes que miran hacia el futuro, y no hacia el pasado. Que se atreven a tomar decisiones para mejorar a sus ciudades sin recelos partidistas o territoriales, que quieren trabajar con la sociedad directamente y que realmente quieran limpiar el cielo.

 

Siendo realistas y prácticos, la única razón que tendrían los gobiernos para no aceptar nuestra propuesta es porque prefieren seguir recaudando miles de millones de pesos de impuestos a cambio de la miseria de 38 millones de mexicanos enfermos todos los días y de la muerte de miles de ellos.

 

Tan sencillo como eso.

 

Espero que este mensaje sea escuchado por nuestros gobernantes y que se decidan a actuar por las razones correctas.

 

Basta con que se pongan en contacto con nosotros para organizarnos y comencemos a instalar redes de Pulmones Solares en sus ciudades para que podamos comenzar a limpiar el cielo de todo México de inmediato.

 

Víctor Celorio

Presidente

Pulmón Urbano AC

www.pulmonurbano,com