No es Culpa de los Ciudadanos !

 

Víctor Celorio

 

A los burócratas del esmog les encanta echarnos la culpa a los ciudadanos de su propia incapacidad para limpiar el aire.

1.- Señalan muy arrogantes que los ciudadanos tenemos que ser reeducados y dejar de ensuciar para que ellos puedan ofrecer aire limpio...!


Lo absurdo e irónico de su postura no les entra en la cabeza: los ciudadanos somos las víctimas de la ineptitud de los burócratas y no al revés.

2.- Por ejemplo: los burócratas del esmog nos han regañado durante 40 años para que utilicemos los camiones del transporte público... pero nunca nos advirtieron que el transporte público utiliza camiones con motor a diésel, que son los motores que más envenenan, especialmente a sus pasajeros.

 

En Europa los motores a diésel ya están prohibidos desde hace tiempo. Recientemente en Estados Unidos multaron a la VW con 30 MIL millones de dólares por la enorme contaminación que despiden sus motores a diésel. A la Mercedes-Benz la multaron con 2 mil millones.

 

Y ya de plano California ordenó que TODOS los camiones deberán ser eléctricos en unos años, incluso los de carga.

Y en México?

Nuestros burócratas multan a unos cuantos taqueros despistados... y presumen su gran logro muy orgullosos !

 

3.- De acuerdo al Articulo 4 de la Constitución, es obligación del gobierno garantizar que todos los mexicanos tengamos aire limpio:

 

 

Pero NO existe un solo programa del gobierno que aplique la frase “El Estado garantizará el respeto a este derecho.” y que nos garantice el aire limpio. Simplemente NO lo hay.

Todos los programas son recaudatorios, en un pozo sin fin.

Por ejemplo, las Licencias para Contaminar llamadas Verificación Vehicular.

Todos los motores de combustión contaminan todo el tiempo que están encendidos. Ese es un hecho incontrovertible. La verificación NO evita ni disminuye esa contaminación.

 

La Secretaría del Medio Ambiente misma lo reconoce: su objetivo es solamente multar a los autos mal afinados, cuyas emanaciones exceden el nivel marcado por los fabricantes. Para el holograma exento 00, por ejemplo, permiten que contaminen las:

“Unidades con emisiones máximas de 0.045 g/km para hidrocarburos no metano, 2.11 g/km para monóxido de carbono y 0.030 g/km para óxidos de nitrógeno con durabilidad de 80,000 km y emisiones evaporativas máximas de 2.0 g/prueba.”

 

 

 

 

La CDMX cobra 567 pesos por cada verificación. Y son por lo menos 2 al año. Eso significa un mínimo de 1,134 pesos anuales. Multiplicado por 5,801,469 vehículos de motor registrados y en circulación hasta el 2018 -según la INEGI-, da un total de 6,578,865,846 (Seis mil millones, quinientos setenta y ocho millones, ochocientos sesenta y cinco mil, ochocientos cuarenta y seis pesos-

Seis mil millones y medio de recaudación solamente en la CDMX, derivados de un programa de verificación que nadie usa en el mundo.


A dónde se va ese dinero? Nadie sabe y nadie supo, pero NO se utiliza para limpiar el aire, como lo ordena la Constitución nacional. En marzo de este año, el gobierno de Baja California, canceló la verificación vehicular aceptando honestamente que es un impuesto inútil. Pero ahora los burócratas del esmog la quieren volver a imponer porque al parecer extrañan el dinerito...


Los burócratas del esmog hacen cualquier cosa para justificar la existencia del aire sucio: desde acusarnos a los ciudadanos de ser los culpables, hasta querer robarse las tecnologías que efectivamente limpian la contaminación, como los Pulmones Cinéticos.


Que quede claro: la culpa de la contaminación en el aire NO es de los ciudadanos.

 

Es culpa completamente de los burócratas del esmog, pues es obligación de ellos implementar programas que realmente limpien la contaminación. Al NO limpiar el aire, los burócratas del esmog provocan que todos los mexicanos nos sigamos enfermando y muriendo debido a las partículas tóxicas en el aire.

 

Todas las muertes y enfermedades que provoca el aire sucio en México son imputables directamente a los burócratas del esmog, debido a que desde hace 50 años ellos NO han sido capaces de establecer políticas coherentes y eficaces que sirvan para limpiar el cielo de México, como lo establece la Constitución.

 

Al NO hacerlo, los burócratas del esmog incurren en una violación muy grave a las leyes de Responsabilidad Civil, que se produce cuando los funcionarios debido a sus actos, causan daños patrimoniales a los particulares.



RESPONSABILIDAD CIVIL

En el artículo 113 comprendido en el Título Cuarto de nuestra Carta Magna, se indica dentro de las responsabilidades en que pueden incurrir los servidores públicos, a la responsabilidad civil, la que se actualiza cuando los servidores públicos con su actuación ilícita causen daños patrimoniales a particulares.”

 

 

 

---------------------------------