Lo que nos esta matando son las partículas!

 

Víctor Celorio

 

 

El estudio más amplio que se ha hecho hasta la fecha acerca de la contaminación (Harvard University, 2020) corrobora lo que hemos afirmado desde hace 20 años: las partículas en el aire es lo que nos está matando en las zonas urbanas.

https://www.facebook.com/urbanlung/posts/2630123277205813

 

La razón de ser de Pulmón Urbano AC ha sido precisamente la lucha contra las partículas tóxicas. Toda nuestra tecnología, toda nuestra filosofía, toda nuestra estructura como organización civil sin afán de lucro parte de ese simple hecho: de que hace 20 años me dí cuenta que lo mortal de la contaminación son esas partículas de materia que sirven como anclas a los gases y son un veneno a largo plazo al penetrar en el cuerpo humano y al ahogar las plantas, los árboles y todo ente vivo.

 

El Pulmón Cinético está diseñado para recoger las partículas del cielo de una forma eficiente y limpia, sin producir más contaminación por medio de filtros que se van a la basura, o gases que envenenan más el aire, como los ionizadores.

 

En cualquiera de sus modelos, los Pulmones Cinéticos procesan cantidades masivas de aire para localizar y extraer esas partículas tóxicas, como lo demostramos en León y especialmente en Mexicali, donde hemos limpiado 1250 millones de metros cúbicos de aire para recoger miles de millones de partículas.

 

Igualmente, gracias a su cámara de adsorción con carbón activado, los Pulmones Cinéticos recogen 15 ppm de CO2 por cada metro cúbico y cientos de gases tóxicos que flotan en el ambiente, anclados a las partículas.

Prueba de Eficiencia de Recolección de Gases

 

A principios del 2019 Mexicali tenía niveles de partículas al DOBLE del señalado como “saludable” por la SEMARNAT (45 ug/m3). 

 

Los Cachanillas respiraban aire con más de 100 ug/m3, 20 mil veces al día !

 

Gracias a los anfitriones de la Red de Pulmones Cinéticos en Mexicali, desde hace un año la cantidad de partículas en Mexicali NO ha pasado de 22 puntos. Esa cantidad es la mitad del nivel recomendado por el gobierno federal y la cuarta parte de la cantidad de partículas que respiraban hace un año. Estas cifras provienen de datos oficiales y federales, tal y como los ha publicado la SEMARNAT.

https://pulmonurbano.com/index.php/articulos/132-como-probar-lo-imposible

 

Lo ideal sería que las partículas ya no existieran en lo absoluto, pero mientras tengamos casi 3 mil camiones a diésel circulando por las calles de Méxicali todos los días, esto va a estar complicado.

 

El nuevo estudio de Harvard demuestra una vez más que la norma de la SEMARNAT está sumamente desfasada con la realidad y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Demuestra igualmente que tenemos que disminuir aún más el nivel de las partículas en Mexicali, hasta que bajen a menos de 10 puntos.

 

A todos los amigos que nos han preguntado que pueden hacer en sus ciudades para disminuir la contaminación, la respuesta es muy sencilla:

 

Exijan a su gobierno que LIMPIE LAS PARTÍCULAS del cielo !

Es su obligación constitucional.

 

Y NO dejen que los engañen: recuerden que ni los monitores de cuatro millones de pesos, ni las multas a los taqueros, ni los programas recaudatorios como el de la Verificación Vehicular, ni el utilizar a los árboles como trapeadores, funcionan para quitar las partículas que flotan en el aire

 

La única forma de evitar la mortandad anual de miles de mexicanos y de evitar las enfermedades respiratorias de millones de ciudadanos cuyo único crimen es respirar, es limpiando las partículas del cielo.

 

Cuando sus gobiernos locales anuncien un programa para reducir la contaminación urbana, la mejor forma de evaluarlo es que los burócratas del esmog demuestren física y fehacientemente cuántas partículas quitan realmente del cielo, como lo hemos hecho nosotros en Mexicali y en León.

 

La constitución los obliga a hacerlo. Mientras no lo hagan, los muertos y los enfermos por la contaminación son y serán responsabilidad de los burócratas del esmog.

 

Tan sencillo como eso.