PRESENTACIÓN DE LA PRIMERA

BATERÍA CINÉTICA

DEL MUNDO

 

 

Víctor Celorio

 

Hace unas semanas, el señor Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, anunció que la CFE detendría la contratación con los proveedores de energía renovable debido, entre otras cosas, a un factor que poca gente captó en su verdadera importancia: la intermitencia de la producción de electricidad por medios renovables.

 

No sabemos nada de los contratos que suspendió, pero el Presidente de México tiene razón en ese aspecto: la energía producida por algunos medios renovables es intermitente e impredecible. Por lo tanto, más complicada que la energía producida con métodos hidráulicos, geotérmicos, nucleares, o por los tradicionales de petróleo, gas, y carbón.

 

Es más complicada por los siguientes motivos: la energía puede ser producida solamente cuando el medio renovable este presente. Es decir, los sistemas fotovoltáicos solamente producen cuando es de día y el sol está brillando. Los sistemas eólicos, cuando hay viento. Los marinos, cuando hay olas.

 

Ilustraré con un ejemplo personal los problemas que eso provoca.

 

Hace 10 años inicié el proceso de patentar una tecnología de producción de energía por olas de mar que estaba desarrollando. Al mismo tiempo comencé a crear el prototipo, pero muy pronto me topé con el mismo problema que mencionó el Presidente de México: la intermitencia y volubilidad de la producción de energía por oleaje.

 

Incluso cuando esos elementos de producción están presentes, su comportamiento es impredecible y por lo tanto la generación de la energía puede ser excesiva un minuto y al siguiente puede ser insuficiente. Como no es posible hacer una planificación exacta, en bases científicas, cuando hay un exceso de producción la energía no puede distribuirse, por lo que esa producción se desperdicia pues la construcción de medios para absorber las variables es sumamente costosa e ineficiente.

 

Por estas razones la energía tiene que usarse al momento en que se produce y cuando todos los elementos naturales están presentes y los sistemas funcionan como se requiere.

 

La mayor parte de sistemas de energía renovable adolecen del mismo problema: falta de control. No hay forma de predecir, ni controlar la falta producción de electricidad cuando el sol se mete, cuando el viento deja de soplar, o cuando el mar está en calma.

 

Lo único que puede curar ese problema es la administración científica de la energía. Pero para administrarla se requiere primero una forma de controlar el volumen de la energía. Y para poder controlar ese volumen, requerimos almacenarlo primero.

 

El almacenamiento a gran escala de energía renovable o no, es un problema sumamente complicado. Hasta ahora, las tecnologías dedicadas al almacenaje son inexistentes, o intrincadas y sumamente costosas. Para los sistemas hidráulicos, por ejemplo, las soluciones propuestas más interesantes son las que replican el modelo de producción inicial. En el caso de la producción hidráulica por presas, la solución propuesta es construir una represa alterna para bombear allí el agua que sale de las turbinas, y reutilizarla cuando se requiera.

 

El almacenaje por medio de las baterías tradicionales es muy delicado. Las baterías se arruinan si se cargan mucho o muy poco: si no se cargan de la forma debida; si se usan mucho o se usan muy poco, si hace mucho calor o hace mucho frío, y así. Las que funcionan en base a reacciones químicas, son incluso peligrosas y muy contaminantes. La extracción a mina abierta de minerales clave para algunas de ellas  -como el lithium- es devastador para el medio ambiente local.

 

Por todo esto es que para el almacenaje de la energía solar, de la energía eólica y de la energía del mar, no existían soluciones viables.

 

 

Estas razones me empujaron a detener el desarrollo de mi tecnología de oleaje, para tratar de desarrollar una batería que pudiera lidiar con el problema del almacenaje de la energía renovable.

 

El objetivo de mi trabajo fue evidente desde el primer segundo: necesitaba diseñar una batería que fuera económica de producir, fácil de usar, de enorme duración y resistencia, invulnerable a los altos y bajos de la producción intermitente, escalable sin limite y sobre todo, accesible, sin peligros de explosión ni de producción de desechos venenosos.

 

Después de 10 años de desarrollo, este año hice la solicitud de la patente para la primera BATERÍA CINÉTICA.

 

 

La pandemia nos obliga a crear nuevas formas de seguir trabajando, así que por este medio invito a todos los interesados en participar en la comercialización, licencia, venta y distribución de las baterías cinéticas, a que se comuniquen conmigo para que platiquemos por videoconferencia y podamos explorar la posibilidad de emprender juntos esta enorme empresa.

 

Debido a la patente pendiente, requiero una carta de confidencialidad para poder charlar de la batería cinética.

 

Para facilitar el proceso, puedes descargar la carta y volverla a subir en esta misma página.

 

Descarga la Carta de Confidencialidad

 

 

Nombre y Apellido:*
Correo:*
Estoy Interesado en: ----*
Mensaje:
Sube aquí la foto de la carta de confidencialidad firmada, junto con una foto de tu identificación.*

 

Julio 27, 2020

Manzanillo, Colima, México

 

 -----------------------------------------

DEFINICIONES

Energía cinética

Los mismos críticos que no sabían que el CO2 es un gas natural junto con otros que confunden a la energía cinética con la brisa, ahora se jalan el pelo por el uso del adjetivo "cinetica" !

 

“No es posible que sea la misma tecnología para dos cosas tan diferentes?” gritan y se azotan contra las paredes.

Caray.

Les recomiendo leer lo siguiente para que se tranquilicen y dejen de hacer ridículos públicos.

https://pulmonurbano.com/index.php/articulos/152-energia-cinetica