La Primera Red de Pulmones Cinéticos
León, Guanajuato.

(La historia en detalle la contamos en otra parte).

En enero del 2017 comenzamos a instalar la Primera Red de Pulmones Cinéticos en más de 100 automóviles particulares de ciudadanos de León, que se ofrecieron generosamente a portarlos.

Dos meses después ampliamos la red a 56 autobuses, que conseguimos a duras penas, pues los concesionarios se negaban a portar los Pulmones Cinéticos a pesar de que no les costaría un centavo hacerlo y a pesar que los Pulmnones Cinéticos estarían limpiando principalmente la porquería producida por sus camiones de pasajeros con motores diesel. Fue hasta que el municipio les dio la luz verde, que un solo concesionario accedió a portarlos como si nos estuviera haciendo el favor.

En julio del 2017 anunciamos los espectaculares resultados que obtuvimos en el primer trimestre al limpiar todos los días un millón de metros cúbicos de aire contaminado de León, Gto. (ver Certificación)

Esos resultados convirtieron a León, en la
Primera Ciudad de la Historia
en limpiar el esmog de su cielo en tiempo real.

En base a esos resultados ofrecimos extender la Red de Pulmones Cinéticos, igualmente de forma gratuita, hasta lograr que León fuera la primera ciudad en la historia en erradicar completamente el esmog.

Debido a la inexplicable negativa de los concesionarios de León a proporcionar más camiones, en septiembre del 2017 anunciamos que habríamos de retirar la red.

Este anuncio no le gustó al Director de Gestión Ambiental, Ricardo de la Parra, quien se apresuró a declarar en la prensa que era el Municipio el que decidía cancelar el proyecto. E intentó minimizar los resultados obtenidos por los Pulmones Cinéticos.

No podía rechazarlos o negarlos porque esos resultados fueron certificados por laboratorios de la CONACYT y por las lecturas obtenidas de los monitores de aire de la Secretaría de Ecología instalados en León, y que ellos mismos nos habían proporcionado.

Debido a la presión popular de miles de ciudadanos que firmaron una carta, al día siguiente Ricardo de la Parra se disculpó públicamente por hacer esas declaraciones absurdas e ignorantes y aceptamos continuar con el proyecto y extender la red a 300 camiones más.

Pero dos meses después nos enteramos que los concesionarios pretendían hacer negocio con los equipos que nosotros proporcionamos de forma gratuita!

Ese descubrimiento ratificó nuestra decisión y el retiro final lo efectuamos a finales de octubre del 2017.

Al mes siguiente, en noviembre del 2017, las concentraciones de las partículas de dispararon y se presentó la primera pre-contingencia ambiental.

 

El Sol de León - Lunes 11 de septiembre de 2017