Ademas de todo esto, la contaminación está provocando enfermedades al por mayor y una perdida económica considerable, como lo demuestra el reporte de El Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO).

 

Por eso las autoridades se pusieron tan contentas cuando llegaron las lluvias del 2016: porque como cada año las lluvias limpiarían la contaminación y les quitarían la bronca de encima.

Excepto que no es así. La contaminación NO se ha ido. Esta allí, dormida. Como el Iztaccíhuatl. Y va a despertar en cuanto pasen las lluvias para seguir matando mexicanos. En unas semanas podrán confirmarlo. Solamente necesitan ver hacia el cielo...

Cómo es posible eso? Después de todos esos días de Hoy No Circula? Y todas esas nuevas normas? Y la verificación? Y todas esas declaraciones? Y toda esa lluvia? Qué ocurre? Cómo es posible que siga allí toda esa porquería, envenenando nuestros cuerpos y los de nuestra familia?

Hace 25 años cuando los gobiernos del mundo comenzaron a tomar medidas contra la contaminación del aire, el gobierno de México hizo lo propio y para combatirla puso en marcha una serie de estrategias elementales para solucionar el problema.

Algunas de ellas racionales y las otras completamente irracionales.

Lo racional y lo irracional.

Utilizo esos términos en base a las siguientes definiciones: de acuerdo a la Real Academia Española , lo racional es un “Argumento o demostración que se aduce en apoyo de algo.” Y de acuerdo a la Universidad de Berkeley la ciencia se basa en probar las ideas con la evidencia recogida en el mundo natural (“Science relies on testing ideas with evidence gathered from the natural world.”).

En otras palabras los resultados objetivos comprueban las soluciones racionales (o científicas).

Por lo contrario cuando la evidencia objetiva demuestra que una solución no funciona y sin embargo esa “solución” se sigue aplicando con la idea de obtener un resultado diferente, esa es una solución irracional (igualmente bajo la definición de Hazelden Foundation, -mal atribuida a Einstein - ver aqui).

Desafortunadamente en México desde hace 25 años se aplicaron y se siguen aplicando una serie de disposiciones que no tienen bases científicas en lo absoluto y por eso no han funcionado como lo demuestra de forma irrefutable la creciente nata gris de porquería en el aire.

Estrategias Irracionales

El Hoy no Circula

 

  1. La medida más espectacular, debido a las consecuencias en cascada que provoca, ha sido el Hoy No Circula. Comenzó en 1989. El gobierno ordenó a la quinta parte de los automóviles descanzar un día determinado a la semana. Su objetivo declarado fue (y es) disminuir la cantidad de emisiones en el aire por medio de disminuir el tráfico. El razonamiento fue que cada día se haría una diminución de la quinta parte de las partículas contaminantes y con esa cantidad de autos detenidos el tráfico mejoraría.

  2. Esta lógica quizá funcione en un modelo estático, donde nada cambie, pero en un modelo dinámico de alta intensidad, como es la realidad de la CdMx, las cosas no funcionaron así.

  3. El Hoy no Circula no puede disminuir la cantidad real de partículas en el aire porque el ordenamiento no ataca el origen de las partículas, ni intenta limpiar tampoco las ya existentes. Solamente suspende temporalmente parte de la producción de partículas al prohibir que algunos autos salgan a las calles.

  4. En el momento en que la cantidad de autos en las calles aumentó debido al crecimiento normal de la ciudad, las cantidades brutas de las partículas en el aire se combinaron con las ya existentes y los niveles naturalmente se dispararon.

  5. De acuerdo a los datos de la INEGI, la cantidad de vehículos pasó de 2,511,543 millones en el 2000 a casi el doble (4,787,187) millones en 2013. (De acuerdo a esta investigación publicada en Nexos, la cantidad real se triplico a más de 7 millones considerando la zona metropolitana extendida del Valle de México).

  6. Este fenómeno compensatorio lo comprobamos con un ejemplo muy sencillo en cantidades puras;

  7. Si 1000 vehículos producen 10 puntos netos de partículas y con la suspensión temporal de autos esa cantidad disminuye en un 20%, la cantidad producida pasa de 10 a 8 puntos netos flotando en el aire.

  8. Pero a partir de entonces el volumen de autos se ha incrementado hasta triplicarse. Suponiendo de nuevo en forma muy optimista que la misma proporción del 20% se mantenga constante, (cosa que en la vida real es extremadamente difícil de lograr por muchos factores) la cantidad real de nuevas partículas emitidas al aire sube a 24 puntos. Una cantidad 3 veces más grande que al comienzo y que se combina con las partículas que permanecen flotando en el aire

  9. El Hoy No Circula no evita tampoco que se siga incrementando la contaminación existente debido a que el restante 80 por ciento de los autos en circulación y todos los demás elementos contaminadores que no son vehículos (como los industriales) la siguen creando todos los días. (No solamente eso, investigadores de la UNAM han demostrado recientemente que los niveles de ozono suben durante el Hoy No Circula.)

  10. Lo único que logra el Hoy no Circula es evitar que la quinta parte de los autos circulen.

  11. Pero eso tampoco disminuye el tráfico porque la naturaleza y las necesidades económicas odian los vacíos y los ciudadanos inmediatamente compraron más autos para subsanar ese vacío.

  12. Toda la evidencia real después de 25 años prueba que el Hoy No Circula es un placebo que no disminuye la contaminación. Simplemente no puede hacerlo. Fue y es una ocurrencia politica muy vistosa, pero que en realidad no funciona como se ha comprobado hasta la saciedad por los resultados objetivos.

  13. El Hoy No Circula no logra ninguna reducción real ni en la cantidad de contaminantes en el aire, ni en el tráfico que sí la genera.

  14. En todo el primer semestre del 2016, hasta el 13 de junio, la Ciudad de México tuvo solamente 20 días limpios (NYT) antes de las lluvias, a pesar de que el gobierno ordenó ocho contingencias fase 1 (Universal) con doble hoy no circula. En otras palabras, el gobierno de la Ciudad de México quitó casi la mitad de autos de circulación y sin embargo la nata de porquería siguió allí, enfermando y matando gente.

  15. Además de inutil el Hoy No Circula es sumamente costoso en términos económicos. También es una fuente constante de irritación ciudadana y de estímulo para el otro tipo de corrupción, pues se ha convertido en un laberinto burocrático debido a su extensión natural, que es la verificación de automotores para que cumplan con las normas establecidas por el gobierno.

La Verificación Vehicular Obligatoria es
en realidad una licencia para contaminar

 

  1. La verificación se refiere al acto de comprobar físicamente que un auto en circulación cumpla con la normatividad establecida. Las normatividad es una serie de reglas y límites que el gobierno establece para que la industria la acate. En su mayor parte la normatividad deriva de tratos coordinados y acordados con la industria misma, pues el gobierno no puede exigirles lo imposible. Entre ambas partes se determina un nivel de emisiones aceptable para las dos partes y acto seguido se reglamenta con la normatividad.

  2. La normatividad es aplicada por las armadoras de autos nacionales o internacionales, no por los dueños de los autos. Como se ha comprobado recientemente por el caso de la Volkswagen que fue descubierta haciendo trampa en sus autos con motor diesel por medio de alterar los resultados utilizando el software de la computadora del auto, las armadoras son las responsables directas de aplicar la normatividad.

  3. Por esta razón las verificaciones las pasan sin problema la mayoria absoluta de los 7.5 millones de autos circulando y solamente una extrema minoría (en proporción) es atrapada con el motor mal calibrado o con problemas. Esa enorme estructura para multar a unos cuantos autos mal calibrados no considera que gran parte de la contaminación proviene de otro tipo de emisores que no son afectados por el Hoy No Circula, ni por la Normatividad ni la Verificación, como son todos los motores de combustión usados en la industria, las estufas y los quemadores de todo tipo.

  4. Por lo tanto, en realidad la verificación NO esta dirigida a disminuir las emisiones contaminantes, sino para cobrar un permiso disimulado para contaminar.

  5. Solamente por la verificación, el gobierno obtuvo más de 4 mil millones de pesos en los primeros meses del año 2016.

Igualmente, si se considera como base el costo por los servicios de verificación vehicular que prestan los verificentros en la capital del país, de 472 pesos para todo tipo de constancia (holograma “00”, “0”, “1”, “2”, rechazo y evaluación técnica), la recaudación en la ZMVM ya asciende a tres mil 776 millones de pesos. Además, solo en esta ciudad se esperan este año ingresos por 350 millones 35 mil 156 pesos por la venta de hologramas de la verificación vehicular obligatoria.” El Sol de México, marzo 30, 2016.

  1. Para cazar a esa minoría de automóviles que no cumplen con tener sus motores afinados, el gobierno estableció una enorme estructura burocrática extremadamente onerosa para el país, la ciudad y el ciudadano.

  2. Una estructura que es también inconstitucional de acuerdo a la corte (“La inconstitucionalidad de la verificación vehicular”, Revista Nexos, Marzo 8, 2012

  3. La evidencia demuestra que la Verificación es en realidad un permiso para que los autos sigan contaminando legalmente en las cantidades dictadas por medio de la normatividad.

  4. Por lo mismo, la evidencia real demuestra que la Verificación Vehicular Obligatoria es la segunda parte de una estrategia completamente inútil para disminuir la contaminación y/o el tráfico, pues ambas partes están dirigidas y estructuradas en realidad para administrar la contaminación y no para reducir la contaminación existente.

  5. Es otra estrategia irracional.

No hay razón o justificación alguna para que el gobierno de México la siga aplicando, a menos que sea únicamente para seguir recolectando los ingresos derivados de ese programa.

Los vientos y las lluvias

 

  1. Sabemos que la contaminación más perniciosa es la de particulas de materia (particle matter) que flotan en el aire. Por eso los monitores del mundo se concentran especialmente en medir la cantidad de particulas (PM) en una zona determinada.

  2. Durante todos estos años, incluyendo al presente, las autoridades se han lamentado que la CdMx sea una cuenca y que no existan las salidas al mar como ocurre en en otras ciudades como son Los Angeles, Londres o Tokio, para que esas partículas sean lavadas y dispersadas como ocurre en esas ciudades. (Los años han probado que ha sido una confianza fuera de lugar, puesto que las tres ciudades citadas siguen teniendo problemas muy graves de contaminación (ver Contaminación en Los Angeles, Contaminación en Londres, Contaminación en Tokio))

  3. Aun asi, las autoridades de la CdMx han confiado cada año en que los vientos y las lluvias habrán de lavar esas partículas venenosas del aire. Tan grande es su confianza que de hecho la han convertido en parte de su estrategia global. Cada año calculan la contaminación global en base a los resultados que incluyen los días de lluvia. Utilizan esos promedios para mostrar supuestos resultados positivos, olvidando que las partículas envenenan diariamente.

  4. Excepto que la estrategia de lluvia y viento no toma en cuenta el siguiente hecho: si bien es cierto que el viento acarrea parte de las partículas físicas fuera de las ciudades, también es cierto que gran parte de ellas son incrustadas por el viento en las superficies urbanas (paredes, calles, árboles e incluso personas).

  5. Esas partículas son claramente visibles como una capa de polvo amarillento y grisaceo que flota en el aire y que cubre las superficies externas en las urbes contaminadas. Son más evidentes en los anuncios externos (como los espectaculares), que unos días después de ser puestos comienzan a verse carcomidos y ajados. Así de perniciosa y corrosiva es la contaminación que respiramos.

  6. Y también es cierto que la lluvia se lleva muchas partículas por el caño, pero es cierto igualmente que el agua aglutina muchas de esas partículas - al igual que ocurre con el polvo en la calle, que se convierte en lodo.

  7. Una vez que deje de llover y las calles sequen y se calienten, las partículas ya existentes se desprenderán de las superficies y volveran a flotar, agregándose a las nuevas partículas que emiten legalmente los 5.5 millones de vehículos en circulación ya verificados.

La evidencia real así lo demuestra.

Estrategias Racionales

 

  1. El gobierno ordenaría que nadie contaminara, si estuviera en su poder. Eso esta claro. Pero no es así: no está en su poder ordenar eso. Por eso se limita a imponer una administración de la contaminación y negocia límites con la industria.

  2. La primera parte de la estrategía original del gobierno, la racional, fue el reducir el plomo y el azufre en las gasolinas, exigir los catalizadores, poner limites para las emisiones de los motores y exigir filtros a las industrias.

  3. Esas medidas racionales sí funcionaron, porque estaban dirigidas específicamente a reducir la cantidad de contaminantes desde su orígen.

  4. Excepto que cualquier reducción real en las emisiones contaminantes lograda desde los ochentas por la mejora en las gasolinas, los catalizadores y otras medidas similares fue inmediatamente compensada y superada por el volumen de vehículos en circulación diaria y su consiguiente incremento en el tráfico.

  5. Ese incremento en el volumen de autos debido a la sobrepoblación también incrementó la cantidad de tiempo que esos vehículos tienen que pasar en el tráfico, por lo que los índices de partículas venenosas tienden a subir en consecuencia. Si cuando teniamos 2.5 millones de vehículos estos pasaban media hora en el tráfico y consumían x cantidad de gasolina -con su consecuente producción de contaminantes- ahora tenemos el doble (o triple) de autos que pasan más de dos horas en el tráfico consumiendo mucha más gasolina -aunque esa gasolina sea menos contaminante- y por consiguiente produciendo mucho más suciedad.

El Uso Político de los Árboles

 

Cada vez que los ciudadanos se han quejado de la contaminación, el gobierno recurre a un arma infalible para acallar las críticas: los árboles.

 

Esta no es una estrategia irracional. Es completamente racional, pero que es utilizada con fines políticos y por lo tanto el objetivo final es irracional.

 

Los árboles han sido utilizados una y otra vez como arma no contra la contaminación, realmente, sino contra las críticas. La reforestación viste mucho y es imposible de criticar. Quién carajos se va a oponer a la reforestación?

 

Sucesivos sexenios han gastado decenas de miles de millones de pesos en sembrar arbolitos para luchar contra la contaminación. La publicidad acompañante hizo creer a mucha gente que para eliminar la contaminación bastaría con plantar esos árboles debido a que durante el día, por medio de la fotosíntesis los árboles consumen CO2 (Dióxido de Carbono) y producen oxígeno.

 

Excepto que la contaminación NO es falta de oxígeno ni exceso de CO2.

 

La contaminación es suciedad en forma de partículas de materias de origen muy diverso que flotan en el aire y que penetran en nuestros sistemas respiratorios, envenenando nuestros cuerpos.

 

Los árboles no pueden limpiar esa suciedad. Además, por la noche el proceso se revierte y los árboles respiran oxígeno y producen glucosa. Por eso son una solución falsa, que suena bien en el papel pero que físicamente no puede cumplir con el objetivo.

 

Dónde quedaron los millones y millones de árboles plantados en los sexenios de Salinas, Zedillo, Fox, y Calderón? Cómo combatieron a la contaminación? Nadie sabe y nadie supo.

 

Plantar arboles y cuidar los existentes es una obligación etica y social de los seres humanos. Los árboles y las flores no solamente mejoran el medio ambiente con su belleza y su fragancia: son parte de la cadena ecológica que sustenta la vida.

 

El problema surge cuando se pretende que los árboles cumplan con una función que no los corresponde.

 

Pero han sido tan efectivas las campañas del gobierno, que mucha gente cree que basta con sembrar arbolitos para acabar con la contaminación. Eso ha provocado una complacencia absurda de la gente con la contaminación, que los ha llevado a diminuir la verdadera gravedad del problema.

 

Un problema que esta costando la vida a 57 mexicanos inocentes cada día.

Ni un solo programa para limpiar la contaminación existente

 

Hay que resaltar este hecho: hasta el día de hoy el gobierno no ha instaurado ni un solo programa pára limpiar la contaminación ya existente, a pesar de la matazón de mexicanos que está causando. Siguen recalcando sus esperanzas en las mismas estrategias irracionales del pasado del Hoy No Circula y de la Verificación a pesar de que no han funcionado ni podrán funcionar.

Es por estas medidas irracionales que la contaminación sigue allí y seguirá empeorando a pesar de las medidas de emergencia. Y como en las películas de horror, en cuanto pasen las lluvias la nata gris va a regresar...

 

Mientras tanto, cada día siguen muriendo 57 mexicanos.

Cuál es la solución racional para
la contaminación en las ciudades contaminadas del mundo
?

Solamente hay una; la solución racional, tenga la forma final que tenga.

No basta con ofrecer soluciones demagógicas y facilonas y planteamientos manidos llenos de más ocurrencias y lugares comunes como ha ocurrido hasta hoy.

Necesitamos soluciones reales, incluyentes e integrales, concretas, que puedan lograr su cometido de una forma que sea corroborada por los hechos objetivos.

Propuestas para una solución
racional al problema de la contaminación.

Primera parte de la Pinza.

El problema de polución se encuentra en dos áreas; la contaminación y el tráfico.

El problema es cómo reducir ambas cosas.

La solución para el primer problema empieza necesariamente por limpiar la suciedad que flota en nuestra casa común y que se combina con la que producen legalmente todos los días los autos verificados.

Eso lo sabe cualquier ayudante doméstico que sepa bien su trabajo. Ella (o él) sabe perfectamente que lo que procede hacer cuando la casa esta llena de polvo es limpiarla por medio de recoger a fondo todo ese polvo acumulado.

No basta con ordenar que algunos niños dejen de jugar (hoy no circula) con revisarles los zapatos al entrar a la casa (la verificación) ni con sacudir el polvo (los vientos) o con echarle agua (las lluvias).

Hay que recoger físicamente todas la suciedad ya existente para lograr una limpieza real.

Cualquier solución tendrá que empezar por alli.

Para hacer eso desarrollé el Pulmón Urbano. Para recoger del aire esas 'particulas que se han adueñado de las ciudades de México y de muchas partes del mundo, pues por si solas no se van a ir a ningún lado.

La segunda parte del problema es la dependencia en los vehículos con motores de combustión interna.

Para resolver ese problema propongo el sistema de Transportación de Velocidad Condicionada, TransVeco, (www.transveco.com) que representa una forma racional y sumamente eficaz de romper con la dependencia de los automotores en el transporte público.

Ambas son soluciones concretas, de largo alcance y que pueden lograr resultados objetivos a corto plazo.

Solamente con soluciones como estas, que efectivamente ataquen el problema de forma racional podremos comenzar a quitarnos de encima el problema irracional del smog.


 

Víctor Celorio

Manzanillo, México, Julio 2016